Ruta ecuestre Bahía Blanca – Saldungaray “Siguiendo los caminos del ferrocarril” CUARTA PARTE (final)

En la localidad de Cabildo puede visitarse la estación de ferrocarril donde pueden observarse la estación propiamente dicha y varias dependencias en muy buenas condiciones, como por ejemplo galpones y un tanque de agua. Un grupo de personas llamados Los Amigos de la Estación se encargan de su mantenimiento y organizan actividades culturales, también hay un pequeño museo dentro del edificio.

Partiendo de Cabildo el camino de tierra es ancho y con buenas banquinas; transcurre paralelo a las vías que se observan a lo largo de todo el trayecto junto con algunos vestigios de cartelería y puentes ferroviarios. A poco de retomar el camino cruzamos el Arroyo Napostá Chico que nace en las Sierras de la Ventana y vierte sus aguas en la Bahía Blanca.

00  0201

Cabildo - Estomba (9)

Luego de unos kilómetros salimos del partido de Bahía Blanca para ingresar al partido de Tornquist y después de recorrer 16 kilómetros desde Cabildo aparece la estación Estomba.

La Estación Estomba fue habilitada en 1903 para pasajeros, carga y salida de productos agrícolas de la zona. Allí funcionó la Cooperativa “Sombra de Toro”, la Escuela Primaria Nº 5 y un importante almacén de ramos generales que abastecía a los pobladores de la región. Recibe su nombre en conmemoración al Coronel Juan Ramón Estomba, quien fundó la ciudad de Bahía Blanca en 1828 y sirvió a las órdenes de Lavalle, participó en las batallas independentistas en Argentina y Perú y fue destituido de su cargo e internado en el Hospicio General de Hombres por problemas de desorden mental. Falleció el 27 de mayo de 1829 y posteriormente sus restos fueron trasladados a la ciudad que fundó.

Cabildo - Estomba (28)

Cabildo - Estomba (34)Cabildo - Estomba (36)Cabildo - Estomba (37)

27-05-2013 023

 “Estomba estaba rodeada de estancias que le daban vida y color al campo, entonces en la estación ferroviaria vivían seis familias, los caminos tenían mucho tránsito, a la playa arrimaban carros cargados con cereales y frutos del país, reseros pasaban todos los días, los lunes embarcaban hacienda y finalizada la tarea estancieros y reseros se reunían en el almacén para tomar un refrigerio reparador. La ocasión venía bien para concretar alguna carrera cuadrera, para celebrarla en la cancha del almacén”. (MORIONES, José Luis. “Relatos de un peón rural”. Bahía Blanca, 2003: 43).

27-05-2013 002

La estación se encuentra en pie al igual que la mayoría de sus dependencias y en relativo buen estado si se tiene en cuenta la ausencia de mantenimiento. También están en pie el antiguo edificio de la cooperativa Sombra de Toro, el almacén y la escuela.

27-05-2013 019

A 4 kilómetros de la Estación Estomba, tomando un desvío hacia el oeste, se encuentra el Dique Paso de las Piedras, una zona riquísima en la historia de las luchas del desierto y de una de las primeras colonias agrícolas – la colonia inglesa del sauce grande. “Esta colonia, compuesta por ingleses y escoceses, se instaló en las orillas de Sauce Grande en el año 1868 y, en términos generales, residió en la región hasta 1876/77, aunque algunos pobladores vivieron allí un tiempo más. Estos colonos espontáneos que afrontaron graves peligros, entre ellos el malón de 1870, se dedicaron a la cría de caballos, ovinos y agricultura. Para llevar adelante esta última tarea importante desde Inglaterra máquinas segadoras, trilladoras y arados, que fueron por muchos años los adelantos más asombrosos de la zona” (RECCHI, Enrique César. “Cabildo y su historia”. Bahía Blanca, 1994: 7). Los ingleses vendieron sus tierras a Enestrosa quien más tarde vendió la gran extensión a varios compradores comenzando a achicarse las propiedades.

El dique Paso de las Piedras es una represa creada para abastecer de agua potable a las localidades de Bahía Blanca y Punta Alta. Consiste en una represa de tierra de 1076 metros de longitud con un terraplén de 31 metros que forma un lago artificial de 67 kilómetros de perímetro (recorrido por un camino) “Su nombre proviene el “Paso Grande de la Posta o de las Piedras” por haber sido sede de una de las Postas que instaló el Brigadier Rosas en su Expedición al Desierto de 1833 y características de su suelo de piedra desnuda. La zona donde está el embalse se llamó también “Paraje Ombú”. El cerro que dominaba el Paso y ahora se distingue al costado Este. del Embalse se llamaba “Cerro del Campamento”, siendo conocido actualmente como “Cerro de las Piedras”.” (Recchi, 1994: 80).

dique (9) dique (3)dique (18)

La vasta extensión que ocupa el lago artificial Paso de las Piedras y el espacio que lo circunda es el histórico Paraje Ombú (anteriormente llamado Paso Grande de la Posta o de las Piedras) que dio nombre al famoso paso que cruzaba al río en un recodo, en este mismo lugar existía un boliche ubicado a la vera del antiguo camino que proviniendo de Azul pasaba por el Fortín Pavón hasta Bahía Blanca. Toda esta comarca fue lugar de acantonamiento de las tropas militares en la época de la expedición al desierto y de allí mismo provenían las familias Molina y Bustamante que levantaron sus ranchos a orillas del arroyo Napostá Chico en 1866, sin pensar jamás que luego sería un pueblo (hoy Cabildo).

De aquí en adelante se presenta un camino más angosto y con más desniveles, sin llegar a complicar ninguno de estos aspectos la marcha de la ruta. La vía sigue corriendo a la derecha del camino y en las zonas donde el terreno  presenta lomadas más intensas fue necesaria la construcción de puentes que conservan la tradicional arquitectura inglesa del ladrillo a la vista. Son obras de infraestructura de gran calidad y gran tamaño, que agregan valor al paisaje que a esta altura ya permite ver con más claridad las serranías.

Las pronunciadas ondulaciones ofrecen vistas inmejorables de los campos trabajados con el remate de las sierras de la Ventana al fondo.

27-05-2013 03927-05-2013 015 27-05-2013 035 27-05-2013 036  27-05-2013 041 27-05-2013 045 27-05-2013 054

Casi al final del recorrido cruzamos el Arroyo Rivera que es un curso de agua intermitente, es decir, tiene agua sólo durante alguna parte del año, por lo general, en la época de lluvias. El puente de material de pequeña envergadura está rodeado de vegetación, la cual casi oculta por completo el puente ferroviario que se encuentra a la derecha.

Al cruzar, sobre la izquierda, una línea de álamos marca el límite de la Bodega Saldungaray, según la época del año se pueden observar los viñedos con más o menos claridad.

27-05-2013 057

Y unos minutos más tarde llegamos a Saldungaray que es una localidad que se ubica en el amplio valle entre las sierras de la Ventana y Pillahuinco, y que forma parte del Programa Pueblos Turísticos impulsado por la Secretaría de Turismo de la Provincia de Buenos Aires. Su historia comienza en 1862 cuando se instala un fortín (donde previamente funcionara una posta que sirvió a la Campaña de Juan Manuel de Rosas al desierto) para proteger a los hacendados que se iban estableciendo en los márgenes del Sauce Grande de los aborígenes. El fortín recibe el nombre de Pavón, en homenaje a la batalla que sellara la unión definitiva de las provincias argentinas. Se mantuvo activo hasta 1877 y en 2012, luego de cuatro años de trabajo se concluyó su restauración, intervención y puesta en valor. Actualmente se puede visitar acompañados de guías capacitados para que la visita no solo sea placentera sino también educativa. “En su interior alberga 8 ranchos hechos a la usanza de la época: comandancia, guardia y 5 cuadras de tropa. Fue declarado Lugar Histórico Nacional en 1980 y reconstruido en 1997” (www.sierrasdelaventana.tur.ar).

El 21 de agosto de 1879, un vasco francés de nombre Pedro Saldungaray, adquiere una amplia faja de tierra de 2670 hectáreas donde se asentó con su familia. Para 1901 ya existía una casa de ramos generales y un hotel.

En 1903 se inaugura la estación ferroviaria, habilitada para pasajeros, carga y hacienda, “en un principio el nombre de la misma fue Sierra de la Ventana, pero a raíz de la construcción del Club Hotel y debido a las confusiones que se originaban con el correo, se le cambió el nombre por el que hoy lleva”. (GUERREIRO, Hector. “Los ferrocarriles en Bahía Blanca 1”. Bahía Blanca, 2003: 17). La estación Saldungaray se encuentra en buen estado de conservación gracias a Marcelo García que atesora elementos restaurados de la actividad ferroviaria y ha formado un pequeño museo.

11-7-2013 01011-7-2013 009

En agosto de 1904 se rematan gran cantidad de solares y poco a poco el “pueblo de Saldungaray” con su estación toma fisonomía organizada. En 1905 comienza a construirse la Iglesia y en 1906 comienza a funcionar la escuela. La población fue creciendo en servicios, pero la cantidad de habitantes se mantiene estable, el pueblo cuenta con 1292 habitantes según datos del INDEC de 2001.

Cabe destacar que por 1833 el célebre naturalista inglés Charles Darwin recorrió la zona y la describió en sus diarios de viajes. El 11 de agosto había llegado a Carmen de Patagones a bordo de la nave de guerra Beagle y de allí por tierra pasó por Bahía Blanca camino a Buenos Aires; el trayecto coincide en algunos tramos con el recorrido de ésta ruta ecuestre.

Al final del recorrido se puede contar con los servicios del Establecimiento La Tradición, a 3 kilómetros aproximadamente de Saldungaray donde hay corrales y disponibilidad de granos y forraje para el descanso de los caballos. Quienes gusten pueden pernoctar en la vecina localidad de Sierra de la Ventana o acampar en el camping municipal de Saldungaray, y disfrutar de uno o varios días en la comarca serrana.

11-7-2013 019

Advertisements
Categories: Uncategorized | Leave a comment

Post navigation

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create a free website or blog at WordPress.com.

%d bloggers like this: